Sábado 24 de Junio de 2017

Artículos

Insurrección de Valencia de 1811: “Una aproximación histórica”

Antes de comenzar a desarrollar la idea de este artículo, en el cual plasmo elementos que nuestra historiografía ha recogido sobre la llamada “Insurrección de Valencia de 1811” a la cual yo me atrevo a la llamar el primer conflicto bélico de importancia de la naciente Confederación, quiero citar a  Ana Teresa Torres de su obra “La Herencia de la Tribu”, lo siguiente: “Hay pasados que no terminan de irse; el pasado venezolano es uno de ellos. La gloria de la independencia, siempre dominante en nuestro imaginario, extiende su sombra del presente perpetuo. Como quiera que avancemos, el pasado nos espera. El futuro siempre será, paradójicamente pretérito”. Luego del 05 de julio de 1811, a los pocos días se produjeron en la Provincia de Venezuela reacciones violentas de quienes rechazaban la declaración de independencia. Uno fue la insurrección de los isleños en Caracas, que fue reducida sin muchos problemas por el naciente gobierno y la otra con la participación de españoles, pardos y criollos en la ciudad de Valencia, con más graves consecuencias. Hacia el 11 de julio, los alzados, protestando por la declaración de independencia, se rebelaron en su contra, en apoyo al Rey.

Este movimiento gozó de gran aceptación por varia razones: gran parte de los  criollos valencianos, especialmente los de las clases dirigentes y del sector comercial, aspiraban a que Valencia fuese capital de una provincia y no siguiese subordinada a Caracas dentro de la provincia de Venezuela; un buen número de españoles, en especial los vascos y los catalanes, así como los canarios, estaban en contra de la independencia; los pardos temían la actitud de los mantuanos caraqueños en la naciente República; muchos católicos apegados a la tradición veían con desconfianza al  régimen naciente, y con razón o sin ella lo consideraban peligroso para la religión establecida. Para el 13 julio, en Caracas ya estaban al tanto de la situación acaecida en Valencia  y a los pocos días el gobierno comisionó a Francisco Rodríguez del Toro la reducción del alzamiento valenciano; le acompañaban varios diputados que representaban en el Congreso a la ciudad de Valencia, como Fernando de Peñalver y Juan Rodríguez del Toro. En ese momento, los rebeldes controlaban los pueblos Ocumare de la Costa, y se les habían unido las poblaciones de Nirgua, Montalbán  y Urama.

La ciudad de  Puerto Cabello no se sumo a los rebeldes valencianos y permaneció afecto a la independencia. Visto por el gobierno republicano que la revuelta de Valencia era más grave de lo que pensaron, nombraron al general Miranda comandante en jefe del ejército destinado a someter la rebelión. El  21 se reunió  con el marqués del Toro, quien quedó como segundo jefe del ejército. Al día siguiente las fuerzas republicanas se apoderaron del morro de Valencia, y penetraron en la ciudad el 23 de julio; la acción en calles y plazas fue muy reñida. Por órdenes de Miranda, Fernando Rodríguez del Toro y  Simón Bolívar con un cuerpo de infantería, caballería y artillería atacaron los  reductos más  fuertes de los rebeldes, que eran el cuartel de los milicianos pardos y el convento de San Francisco. El asalto fracasó, y el ejército republicano, que sufrió grandes pérdidas, se retiró esa misma noche a Guacara. Desde allí, Miranda organizó el asedio de la ciudad, para cortarle los suministros de víveres, y durante los últimos días de julio hizo recuperar por sus fuerzas las poblaciones que como Ocumare de la Costa y Nirgua se habían unido a la insurrección. A principios de agosto, el general Miranda lanza una nueva ofensiva y el día 8, establece su cuartel general en el morro de Valencia. El día 13 de julio los rebeldes valencianos se rinden de manera incondicionada, poniéndose fin a la revuelta. Posteriormente, los jefes de la rebelión son juzgados por un tribunal especial; varios de ellos fueron condenados a muerte, pero al cabo de largos debates, el Congreso les conmutó esa pena por las de prisión, destierro. Este conflicto constituyó la primera guerra civil de nuestra historia.

Por: Rafael Agustín Pinto Prada

                                                                                      

Boletín 2016

 

Te invitamos a leer nuestro Boletín 2016, dedicado a conmemorar los 200 años de la muerte del prócer de la independencia general, Franscisco de Miranda. Haz click en la imagen y conoce todos los detalles.

 

Twitter @ahcarabobo

Libro del Mes

Te invitamos a leer nuestro libro del mes

Buscar

Fake viagra usa kamagra usa do you need a prescription for cialis in ontario.

Artículos en El Carabobeño

Haz click en la imagen y lee nuestros artículos publicados semanalmente

 

 

Nuestros Patrocinantes

La página web de la Academia de Historia del Estado Carabobo ha sido posible gracias a la gentil colaboración de personas, instituciones y empresas comprometidos todos con el rescate de la historia regional y la reafirmación del gentilicio carabobeño. Si desea colaborar con el sostenimiento de este hermoso proyecto, favor escribirnos a: prensa@ahcarabobo.org.ve

        

 

wellbutrin no prescription at firstmedmart